• Llega una nueva sesión de Betabeers Huelva. Antes, hemos podido hablar con su invitado, Daniel García Moreno (@danigm). Consigue tu invitación.

  • Recuerda que somos patrocinadores de las quedadas Betabeers en Huelva.  ¿En qué consisten estas sesiones? Aquí tienes todo la info que necesitas saber.

Daniel García es el próximo protagonista de nuestra sección “De cervezas con Agilia”. Con él hemos tenido una charla muy interesante en la que nos ha dado una visión personal y muy interesante sobre su percepción del sector TIC.

Cuéntanos, ¿quién es Daniel y por qué decidió orientar su carrera profesional en el ámbito tecnológico?

Soy desarrollador. Trabajo con un par de compañeros (también desarrolladores) en una empresa que montamos hace 6-7 años. Nos dedicamos a hacer desarrollo web. Empecé en el ámbito de la tecnología por mi hermano mayor. Siempre estaba cacharreando con ordenadores y programando. Me metí en el mundillo del software libre y  tuve que decidirme qué estudiar. Al no tener una vocación clara, decidi seguir los mismos pasos que mi hermano y estudiar lo mismo que él. Finalmente descubrí que era un mundo que me gustaba muchísimo. Desde entonces estoy metido en el ámbito tecnológico.

Nos gustaría saber las razones por las que decidiste especializarte en el desarrollo en Rust.

En este lenguaje empecé a programar, además de estudiarlo este año. La verdad es que venía ya oyéndolo desde hace bastante tiempo en alguna conferencia. Me interesó, vi que hay cada día más gente y comunidad hablando de ello. Me resultó interesante y decidí aprender y profundizar. He descubierto un nuevo lenguaje bastante potente y que resuelve bastantes problemas que los lenguajes tradicionales o no tan modernos no pueden. Decidí dedicar tiempo a estudiar, comprender y a especializarme un poco en él porque me parece que es una tecnología que será importante en el futuro.

Háblanos de tus inicios, ¿cómo fue tu experiencia en otras empresas y qué aprendiste de ellas?

Siempre he trabajado en empresas similares, en el ámbito de software libre. Desde que empecé a estudiar en la carrera tenía mucho interés en las tecnologías libres. Y en la Universidad de Sevilla también pasaba mucho tiempo en la asociación de software libre. Al final donde empecé a trabajar fue en empresas de este tipo, también con un modelo de empresa diferente. Estuve en un par de ellas similares y pude trabajar con gente muy activa que se movía por el mundo del software libre, yendo a eventos, dando charlas…

No sólo era el trabajo de oficina. Había un interés más allá de la tecnología en sí. Al final acabamos montando nuestra empresa. Hemos cogido cosas que nos gustan de unas y de otras.  Creo que hay muchas compañías de este tipo que finalmente acaban trabajando de manera similar entre ellas.

No quedarse en lo que hace todo el mundo es lo básico para aprender más y estar preparado para cualquier situación.

¿Cuáles son tus objetivos a medio y a largo plazo?

El objetivo a medio plazo es que consigamos desarrollar algún proyecto nuestro que nos dé beneficio (ahora mismo damos servicios de consultoría) y sería interesante que lanzaramos algún proyecto que nos diese rentabilidad para poder vivir de ello. De momento hemos tenido varios intentos pero seguimos tratando de sacar tecnologías y proyectos que nos den rentabilidad para que la consultoría pase a ser algo más secundario y no la fuente de ingresos principal.

A largo plazo ando planteándome la idea de volver a la universidad, eso sí  a tiempo parcial, para continuar los estudios con un doctorado.

¿Qué percepción tienes del sector TIC en Andalucía?

A nivel empresarial creo que hay buenas empresas pero poco negocio. He trabajado con muchísima gente, sobretodo de Sevilla (donde más me he movido), y hay un nivel tecnológico bastante grande e importante a nivel internacional también. Si al final no hay dinero de fuera, de Estados Unidos  por ejemplo, que es quien manda actualmente, no puedes hacer grandes cosas. Aquí en Andalucía estamos muy limitados.

Respecto al nivel tecnológico creo que hay mucha capacidad, mucho potencial. Pero como Andalucía es la zona que es y la industria es la que hay, el dinero no llega aquí y la gente tiene que acabar yéndose. Aun así hay muy buenas empresas haciendo cosas muy interesantes, con los recursos que tenemos, claro.

¿Cuáles crees que son las tecnologías que van a crear un mayor impacto en el sector?

La tecnología web es donde hay mayor desarrollo y donde puede haber mucho más, sobretodo con WebAssembly. Abre la puerta del desarrollo web, del desarrollo en cliente al navegador a infinidad de lenguajes, no limitándose a JavaScript. Esto va a permitir un cambio en la infraestrucura actual de la herramienta de desarrollo. Creo que esto va a ser un cambio interesante.

Háblanos un poco de la importancia de que se celebren eventos como Betabeers. ¿Qué opinas al respecto?

Estos eventos son al final el sitio donde  los desarrolladores se encuentran, cuentan experiencias, se aprende… y para nosotros personalmente, para empresas como la nuestra, empresas muy pequeñas o gente que trabaja desde casa es superimportante porque no tiene contacto con otras personas. Estos eventos te ponen en contacto con la gente, descubres lo que hacen, compartes experiencias y aprendes muchísimo. Además conoces a la gente que de otra manera sería imposible.

Buscando en Google no va a salir la empresa más pequeñita que aparece a 20 metros de ti. Pero claro, en estos eventos es donde se conoce a la gente y donde se comparte y se ve qué está haciendo cada uno, se hace networking, contactos que pueden servirte en el futuro… Yo creo que esto es la base de una economía de pequeña escala donde nos estamos moviendo nosotros.

También es una forma de aprender y para el desarrollador es gratis. Es formación gratuita que te están dando. Si como desarrollador no eres capaz de darte cuenta que eso es muy valioso, estás perdiendo una formación que gente voluntaria te está dando. No son cursos universitarios, pero es una cosa que si no te la cuenta una persona pues te costará horas, días en aprender esa tecnología. Es algo muy valioso que enriquece a la comunidad, porque un día es un desarrollador, un día es otro y vas aprendiendo de todo el mundo.

Como además estamos en un ambiente distendido y amigable, donde todo el mundo va con su mejor voluntad, con ganas de aprender, con ganas de enseñar todo lo que sabe, pues se aprende muchísimo y es bastante enriquecedor para todo el que participa.

Aparte de tu ocupación profesional, ¿a qué dedicas tu tiempo libre?

Como me gusta el tema del software libre y el desarrollo, muchas veces cuando no es a trabajar lo dedico a programar o a leer sobre programación. Cuando tengo tiempo, desarrollo alguna aplicación de escritorio o a colaborar en distintas comunidades. Aparte de la informática, me gustan hacer otras cosas, como hacer deporte (kickboxing y boxeo). Intento hacer un poco de todo. Dibujo una tira cómica desde 2004 semanal… En el poco tiempo lo dedico a temas lúdicos; series, películas, libros de ciencia ficción…

Me gusta meterme en diferentes ámbitos. Siempre intento diversificar un poco ya que no se debe de estar todo el día con el ordenador tampoco.

Para acabar esta entrevista nos gustaría que les dijeses unas palabras a todos aquellos chicos que persiguen tu mismo sueño.

Yo aconsejaría que no se queden en la superficie de lo que enseña todo el mundo. Tienen que investigar y descubrir cosas raras que nadie o que poca gente haga. Ahí es donde realmente está el reto. Lo que hace y estudia todo el mundo está muy documentado. Todo el mundo sabe hacerlo y puede formarte como un profesional estupendo… pero serás uno más.

Sin embargo, si te metes en ámbitos tecnológicos más complejos donde hay muy poca gente, donde se está innovando, donde la tecnología es totalmente nueva día a día pues aprenderás muchísimo y estarás trabajando con gente importante… y destacarás muchísimo, porque serás de los pocos en investigar en ese área.

No quedarse en lo que hace todo el mundo es lo básico para aprender más y estar preparado para cualquier situación. Creo que es una capacidad muy interesante en este ámbito en el que nos movemos, tan cambiante y tan volátil, donde la estabilidad es algo raro.