• Año nuevo, entrevista nueva. Recuperamos esta sección en la que entrevistamos a jóvenes promesas, que son además ponentes en Betabeers.

  • Recordamos que somos los patrocinadores de las quedadas Betabeers en Huelva. ¿Quieres unirte? Próximas fechas y formulario de inscripción aquí.

Rafael Cerrejón es el último ponente de Betabeers en llegar a nuestra sección “De cervezas con Agilia”. Con él hemos charlado sobre su más que interesante experiencia en múltiples empresas del sector y sobre su percepción del sector TIC.

Cuéntanos, ¿quién es Rafael y por qué decidió orientar su carrera profesional en el ámbito tecnológico?

La afición de la programación viene desde bastante pequeño. Soy natural de Huelva y recuerdo que mi padre nos regaló a mi hermano (que curiosamente también es programador) y a mí un Spectrum y un MSX. Ya con el MSX, a mi hermano le regalaron un libro de programación en Basic que yo me leí también. A partir de ahí empecé a programar. Me acuerdo que me gustaba mucho más programar juegos que jugarlos.

Respecto a los estudios, cursé el grado superior de desarrollo de aplicaciones informáticas. Lo terminé en 2007. Así fue cómo, en lineas generales, orienté mi carrera profesional.  

Nos gustaría saber las razones por las que decidiste especializarte en las aplicaciones para móviles.

Decidí especializarme en las aplicaciones para móviles desde que compré mi primer iPhone (el 2G, el primero que hubo). Con él empecé a programar Objective-C. Me gustaba el hecho de tener mis aplicaciones en una pantalla chica y siempre portable. Esta afición siempre fue a nivel personal. Si que es verdad que tras trabajar un poco el background en Huelva me mudé a Berlín, donde trabajé un poco con Sinfony y llegué a hacer una aplicación.

De Berlín me mudé a Colonia y posteriormente a Zurich. Cuando volví de Suiza a Colonia ya tenía claro que quería dedicarme a las aplicaciones para móviles. Al trabajar con tantas tecnologías durante esos meses quería especializarme en algo en concreto.  Mi objetivo era además programar en nativo. He podido trabajar con React Native y me ha gustado mucho.

Háblanos de tus inicios, ¿cómo fue tu experiencia en otras empresas y qué aprendiste de ellas?

Aparte de idiomas destacaría el trabajar con equipos. He tenido la ventaja de poder trabajar en pequeñas startups y en grandes empresas. También fui freelancer durante un pequeño periodo de tiempo, y a pesar de la ventaja de trabajar por cuenta propia yo le veía más desventajas ya que me gusta mucho más trabajar en equipo. Yo trabajo muy bien con gente, es decir, puedo absorber el conocimiento de los compañeros que tengo y me gusta mucho aprender de ellos.  He tenido la suerte de poder trabajar (y seguir trabajando) con muy buenos profesionales.

Aparte de profesión es un poco afición y todos hablamos de la programación con pasión. 

¿Cuáles son tus objetivos a medio y a largo plazo?

A medio y a largo plazo me gustaría quedarme en la ciudad que estoy que es Colonia. A nivel laboral me gustaría seguir desarrollando aplicaciones para móviles ya que tienen un gran potencial. Es además una tecnología que se va a quedar, la tenemos bastante implementada y ya todo el mundo lleva su pequeño ordenador personal en el bolsillo.

¿Qué percepción tienes del sector TIC en Andalucía?

Creo que el potencial está ahí. Es una realidad, hay muy buenas startups y tecnologías.

Bajo tu punto de vista, ¿cuáles crees que son las tecnologías que van a crear un mayor impacto en el sector?

Las aplicaciones para móvil. Me centraría en aplicaciones híbridas en las que programar una vez y tenerlo en varias plataformas. Es un sueño que está todo el mundo buscando desde hace tiempo. Se ha probado también con las aplicaciones desktop creo que con los móviles hay más probabilidades de que sea posible. Por ejemplo, gracias a soluciones como React Native que siguen siendo a día de hoy un enlace a programaciones nativas.

Háblanos un poco de la importancia de que se celebren eventos como Betabeers. ¿Qué opinas al respecto?

Creo que es muy importante que se hagan estos eventos para conocer gente y que no estén ligadas a otras empresas, que sean libres, como una quedada entre amigos. Yo si he ido a meet up y a otras conferencias pero siempre hay una empresa detrás con un doble trasfondo de caza de talentos. Betabeers es mucho más distendido y relajado. Aparte de profesión es un poco afición y todos hablamos de la programación con pasión. Compartir eso con gente que tiene las mismas ideas mola un montón.

Hay una cosa además, lo comentaba una vez con mi hermano (y no quiero que se malinterprete) , y es que después de haber viajado tanto por el mundo y haber estado con auténticas eminencias dentro de la programación y haber conocido a gente bastante guay me sorprendió el nivel que hay en Huelva, pero por el hecho de que somos una ciudad pequeña. El panorama que tenemos en Huelva es muy bueno y no tiene nada que envidiar a las grandes ciudades.

¿Qué aspectos crees que harían de Huelva un lugar atractivo donde trabajar?

Tenemos terrenos para ello, la temperatura, que se come bien… Muchas veces lo pensaba, que cualquiera de los chavales con los que trabajaba en Zurich, en Berlín o aquí en Colonia le digo “oye, va abrir un centro una start up con 300 personas”, le enseñas fotos y te dirán que vienen directamente a trabajar aquí. ¿Problema? La comunicación. Sigo pensando que es una cosa que está frenando a Huelva a nivel tecnológico. Necesita mejores sistemas ferroviarios, de autobuses… Si se mejorasen las vías de comunicación seguramente aumentaría el nivel tecnológico.

Aparte de tu ocupación profesional, ¿a qué dedicas tu tiempo libre?

Además de salir con mis amigos, los videojuegos. Aparte, al trabajar mucho con el ordenador busco aficiones distintas. Por ejemplo, toco la guitarra, ahora estoy aprendiendo a tocar el piano, me gusta pintar, la escalada… vamos, actividades que me mantengan lejos del teclado y me liberen la mente.

Para acabar esta entrevista nos gustaría que les dijeses unas palabras a todos aquellos chicos que persiguen tu mismo sueño.

Viajar. El desarrollo personal es muy bueno y no solo en lo laboral y conoces otras culturas y trabajas por ahí. Además, nunca olvidemos que nuestro trabajo tiene la gran ventaja de que lo puedes hacer en Huelva, en Tailandia o en Honolulu. Sólo necesitas un portátil y eso da muchas ventajas y la programación en sí es un lenguaje aparte que es igual en todos lados.

Recomiendo que la gente viaje un poco. No quiero decir que todo el mundo se vaya de España, pero sí que prueben la experiencia aunque sea los que estudiando un Erasmus o una beca Leonardo porque van a aprender.

Respecto a la programación creo que sobre todo que se diviertan. Por mi parte la programación me divierte mucho y después de diez años trabajando no ha dejado de ser así. Me tomo la licencia de hablar en nombre de muchos de que cuando hablo con compañeros creemos que no hay tantas profesiones donde uno pueda decir “no me importaría estar programando hasta jubilarme”. Hay una cierta pasión en este sector que en otros más mecánicos no creo que se encuentren. Por lo menos a mí me pasa, a mi no me importaría jubilarme siendo programador y programar toda mi vida, porque he encontrado que es divertido y apasionante.