Es importante que nos apoyemos entre nosotras en vez de competir, que nos juntemos y tengamos un apoyo

  • ¡Tenemos nueva sección en nuestro blog!

  • Aprovechando nuestro patrocinio y presencia en diversos eventos tecnológicos entrevistaremos a profesionales para que nos cuenten la percepción que tienen ellos del sector TIC.

  • Somos patrocinadores de los meet up de Betabeers en Huelva. ¿Queréis uniros? Aquí encontraréis las próximas fechas.

Noemí Elisa es una ingeniera informática onubense apasionada de la tecnología y orientada a resultados. Ha participado en diferentes roles del desarrollo software durante su carrera, trabajado en empresas como IBM, Microsoft y Dell. Siempre ha luchado por la calidad, automatización y creación de herramientas para facilitar el proceso de desarrollo. Hoy hemos podido estar con ella y nos ha hablado un poco sobre su carrera profesional, tendencias tecnológicas e igualdad de géneros en el sector TIC.

Cuéntanos, ¿quién es Noemí y por qué decidió orientar su carrera profesional en el ámbito tecnológico?

Soy Noemí, me críe y estudié ingeniería informática aquí, en Huelva, y el último curso de la carrera decidí terminarlo en Irlanda. Desde entonces llevo muchos años viviendo en ese país.

Me gustaba mucho la informática desde que era pequeña. Con 9 años empecé a trastear y cambiar los códigos de los juegos para que se vieran diferentes. Lo que pasaba era que el ordenador era muy antiguo. Mi hermana y yo lo encendíamos a la hora de almorzar para jugar con él a la hora de la siesta. Sin embargo a veces no cargaba, porque la transmisión del audio fallaba. Aprendí cuando no se cargaba a listar el código y en más de una ocasión no tuve que esperar 2 horas a que el juego se cargase de nuevo (Risas). Ahí empecé a ver los beneficios de la informática.

¿Qué hecho fue el que hizo que te quisieras especializar en el testing?

Como he contado antes, desde pequeña estaba haciendo testing sin saberlo. Creo que los tester (las personas que realizan testing) son personas que les gusta crear cosas, pero también destruirlas. Pienso que si tienes un niño pequeño en la playa puedes ver si va a ser un desarrollador puro o va a hacer mil pruebas. Digamos que el desarrollador puro es el que hace el castillo, luego están los que van y lo destruyen y luego están los que construyen y destruyen su propio castillo (risas). Esos locos son los que yo creo que son finalmente los desarrolladores en test. Yo no sabía nada de testing, en la carrera apenas hablaron detalladamente de ello.

Tras mi primer puesto de graduada probé suerte en un equipo de testing y tengo que decir al principio no me gustó, pero luego le cogí el truco a aquello de que puedes automatizar cosas. Además, te permite destinar el tiempo a seguir aprendiendo cosas nuevas para luego usarlo en el trabajo y ser más productiva.

Háblanos un poco de tus inicios. ¿Cómo fue tu experiencia en otras empresas y qué aprendiste de ellas?

Pienso que en todas las empresas he aprendido algo, de una empresa a otra he mejorado muchísimo. Y bueno, me habría gustado usar lo que sé ahora mucho antes. Todas las empresas tienen sus puntos positivos y sus puntos negativos. Pienso que cuando llevas tiempo en ellas, si no te dan la opción de hacer algo que tú sientas que le podrías estar dando a la empresa, también cansa un poco. Ahora que llevo más experiencias sé que estas oportunidades a veces las tienes que buscar tú. Mirando atrás me hubiese gustado que alguien me explicara cómo buscarlas.

Y actualmente, ¿tus objetivos a medio y a largo plazo?

Pues a largo plazo no tengo ninguno ahora mismo, quiero tomarme un descanso de ese objetivo. Cuando era pequeñita tenía un libro de programación en el que aparecía Bill Gates. Para mí trabajar en Microsoft era un sueño y lo conseguí. Digamos que cuando lo logré pensé que me iba a sentir “guau” y la reacción final fue justo lo contrario, como de un “¿ahora qué hago?”. Pienso que es importante tener sueños, evolucionar y crecer constantemente. Ese sería mi objetivo a largo plazo. A medio plazo he decidido cambiar de aires, y como llevo bastante tiempo estudiando mandarín y me hablaron de un trabajo en China en una empresa bastante buena, he decidido probar suerte. A ver qué pasa.

¿Qué percepción tienes del sector TIC en Huelva/Andalucía?

Opinión tengo bastante poca, porque llevo en Irlanda desde hace bastantes años. La opinión que tengo sería más bien de mis amigos que son de aquí, y aun así serían pocos, porque la mayoría han decido irse. Aunque también visito webs de aquí Andalucía. Si que veo que hacen faltas mejoras. Es normal que si no hay sueldos altos la gente se va a ir fuera y nada más se va a quedar la gente que no quiere irse o no puede.

Que haya sido una experiencia muy buena para mí no significa que vaya a ser lo mismo para todo el mundo. Y los que no tienen más remedio… digamos que cuando hacemos algo porque no hay más remedio se pierde la pasión de lo que se hace. Hace falta traer la pasión aquí a Andalucía. Por eso me gusta participar en este tipo de eventos para contagiar un poco esa pasión.

Bajo tu punto de vista, ¿cuáles crees que son las tecnologías que van a crear un mayor impacto en el sector?

Desde luego la Inteligencia Artificial, porque hoy en día los ordenadores son más potentes y los algoritmos que antes eran impensables que se ejecutara en un tiempo razonable ahora son capaces de hacerlo. Además, están sacando algunos algoritmos capaces de sacar información mucho más poderosa, y mucho más fiable. La IA va a influir en distintas ramas; en el desarrollo, en el testing, en la investigación… Otro campo que pienso que va a ser bastante importante es la realidad virtual y la realidad aumentada.

El papel de la mujer en el sector TIC sigue siendo desafortunadamente bastante minoritario. ¿Hemos avanzado algo en materia de igualdad en las cúpulas directivas o piensas que todavía hay prejuicios al hecho de que una mujer cierre un trato?

Somos pocas y tristemente también invisibles, no se nos reconoce, no hablan de nosotras… Pienso que esto está empezando a cambiar. Creo que sería muy importante cambiar esto desde la propia educación. Hay muchísimas mujeres que han trabajado en la informática antes que los hombres y no se las mencionan. No solamente ocurre en la informática sino además en otras empresas tecnológicas. Tenemos que tener más presencia. Existir existimos, y si no lo hiciéramos las cosas irían peor en el sector de la informática porque lógicamente hace falta la visión de todo el mundo y eso afectaría a la venta del propio producto. Es importante que nos apoyemos entre nosotras en vez de competir, que nos juntemos y tengamos un apoyo.

Respecto a lo referente a los prejuicios a la hora de cerrar un trato no es tanto tecnológico como de ventas. Creo que el porcentaje de mujeres en ventas es bastante alto. ¿Entonces por qué no sucede lo mismo con una persona informática que esté trabajando con el cliente también? Hay bastantes prejuicios todavía. A veces son cosas que la gente hace inconscientemente por el hecho de estar rodeados de personas que piensan y actúan igual que ellas. Al tener unas trazas parecidas, si estamos rodeados por personas así y viene una persona que es diferente, no la entendemos. El cambio es posible. Lo importante es educar a la gente.

Huelva fue la ciudad con la que creciste, ¿qué cosas echas de menos en tu día a día de ella?

Llevo muchos años en Irlanda y lo que echo de menos es el tiempo, la luz de aquí, la playa y la comida, sobretodo el tema de frutas, verduras y pescado fresco que no los encuentras en otros sitios.

Aparte de tu ocupación profesional, ¿a qué dedicas tu tiempo libre?

Soy una persona que se mueve mucho y que le gusta hacer cosas diferentes. Lo mismo estoy haciendo yoga, que me meto a aprender baile.  O aprendiendo mandarín o yendo de viaje. Me encanta viajar, leer y ver culturas diferentes, ya que creo que te hacen crecer mucho como persona. También me gustan los videojuegos, la informática… Un poco de todo quizás.

Para acabar esta entrevista nos gustaría que les dijeses unas palabras a todas aquellas chicas que persiguen tu mismo sueño.

La unión hace la fuerza, hay que estar juntas, hay que apoyarnos las unas a las otras y perder el miedo a preguntar y a pedir cosas. Eso es lo que les diría.