Ballerina, el lenguaje del que todos hablan