Los primeros impactos siempre cuentan. Recibimos más de 3000 estímulos diarios de los que retenemos solamente el 10%.  En el diseño web las primeras impresiones cuentan mucho más. Un mal diseño de tu e-Commerce no solamente hará perder ingresos potenciales a tu negocio, sino que además provocará malestar y decepción entre los visitantes de tu tienda virtual.

Evitar la pérdida de clientes es una preocupación a la que se enfrentan los e-Commerce del sector en su día a día. Una solución muy extendida son las acciones focalizadas en la optimización de la experiencia de usuario (UX).

En el post de hoy traemos 8 recomendaciones para evitar que el diseño web de tu site sea un desastre absoluto.

Evita…

No optimizar imágenes 

Por muy buena calidad que tengan, si su peso es excesivo posiblemente ningún usuario las podrá visualizar en pantalla. El conjunto visual de la web tiene que estar acorde y encontrar esos “parches” fotográficos deja bastante que desear. Recomendamos usar imágenes con un peso menor a los 5 MB. A su vez, si el objetivo es reducirlo podéis utilizar herramientas online gratuitas como son tinypng u Optimizilla.

Hacer uso aleatorio de los colores

Cuando se planifica el diseño de una web e-Commerce hay que analizar los tonos a usar. La elección dependerá de la estrategia con la que se efectúe el mismo. Bajo ningún concepto podemos pasar por alto esta decisión ya que un mal uso de colores generará rechazo instantáneo a la web. En el siguiente post que podrás observar de las claves para sacar el máximo potencial a la paleta con la que contamos.

Textos demasiado largos en las descripciones de producto

No concretar en los detalles del producto puede llegar a irritar a los usuarios de la web y abandonarla. Cuando sean redactados además deben de mantener una tipografía común para evitar el caos visual que ello conlleva.

El uso abusivo de las ventanas emergentes

No hay nada más incómodo para el usuario que mientras navegue le aparezca de forma repentina una serie de ventanas molestas.  No importa que en su interior se encuentren ofertas atractivas.  Si por cada paso que dé aparece una ventana de este tipo los clientes abandonarán la web de manera inmediata.

Agregar música a la web

Nunca, jamás, bajo ningún concepto, pongas un hilo musical permanente en la página. Si el usuario quiere escuchar música la pondrá voluntariamente en su equipo. Cada usuario tiene unos gustos musicales definidos y es imposible encontrar un tema que todos amen. Imponer un elemento tan personal como es el musical puede ser el desencadenante de una mala relación entre usuario y web.

No contar con una estructura web definida

Mantener un esquema ordenado de las secciones de nuestra web se convierte en algo esencial a la hora de navegar. Una estructura torpe producirá desconfianza y mareará innecesariamente a los navegantes de la página.

Decir no al diseño responsive

Cuando se crea un e-Commerce hay que ser consciente de que la web tiene que ser versátil. Es decir, adaptable a los distintos dispositivos con los que accederemos a la tienda. De poco sirve tener un diseño potente para el ordenador si en el móvil aparece desordenado. El objetivo principal que tenemos que buscar con nuestra tienda virtual es la máxima comodidad de los usuarios y hacerles fácil el proceso de compra.

Incluir un contador de visitas

La relación con tus potenciales clientes tiene que ser transparente, pero no tienen porqué saber el nº de visitas de la tienda. Es información de tu empresa, confidencial y a evitar por las connotaciones de debilidad que conllevan en caso de contar con menos visitas que las que podrían registrarse en la competencia.

¿Te has encontrado alguna vez con un e-commerce con un mal diseño web?

Puedes respondernos dejando un comentario en el box contando tu “traumática” experiencia.

Recuerda también que puedes seguirnos en Twitter y en LinkedIn. ¡Te esperamos!