En nuestro día a día los informáticos nos enfrentamos a situaciones de gran tensión, incluso terroríficas. Aprovechando que hoy celebramos  Halloween te presentamos 5 miedos que tarde o temprano habrás sufrido como desarrollador/a.

¡Allá vamos!

Terror a las estimaciones

Seamos honestos. A todo desarrollador le ha aterrorizado alguna vez alguna estimación a lo largo de su carrera. ¿Las razones principales? Creer que has calculado correctamente los tiempos. Siempre habrá algún factor que interrumpa tu jornada laboral, ya sea un nuevo desarrollo o que el implacable Jigsaw aparezca en tu pantalla poniéndote a prueba.

Novedades de clientes a última hora

Estás a punto de finalizar tu aplicación/desarrollo. Justamente, antes de lanzarlo, recibes una notificación en la que te describen algunos cambios “leves” a implementar en el proyecto con emergencia. No sabes qué hacer y lo que pensabas que era pan comido se torna en misión imposible.

Si te suena esta particular pesadilla de Halloween realmente sabrás a lo que nos estamos refiriendo.

El lenguaje con el que trabajes te suena a satánico

Seamos realistas. Cuando programamos todos tenemos predilección por algunos lenguajes. Sin embargo, hay veces en las que por características del proyecto debemos enfrentarnos a otros con los que no estamos tan familiarizados y manejarlos. Eso no quita que a veces tengamos la sensación de que nos estamos comunicando con el mismísimo Damien a través del monitor a través de códigos e incriptación demoniaca. No obstante nunca viene mal asumir nuevos retos y salir de nuestra zona de confort.

Perdido

Reparar un error siempre es fácil. El problema (o pesadilla) real es descubrir que el motivo de ese fallo es la perdida de un archivo esencial que misteriosamente desaparece de tu ordenador. ¿Dónde está? ¿Qué hice con él? No te preocupes. De los errores se aprende y admitirlos te hará un programador/a más versátil.

Dejar tu ordenador con la sesión abierta

Necesitas ir urgentemente al baño, debes de atender una llamada fuera de la oficina… y al cabo de un rato te das cuenta de que dejaste la sesión del ordenador abierta, con tus compañeros muy pendiente de ello. El resto de la historia ya la sabrás de memoria. Una de las situaciones más terroríficas que te sucederá cuando menos te lo esperas.

Y tú, ¿a cuántas situaciones de estas te has enfrentado? Os deseamos una feliz noche de Halloween. Por supuesto, sí te ha gustado este post esperamos que lo compartas a través de nuestros botones sociales.